top of page
  • Foto del escritorRemi

9 - COMING OUT


Illustration @mehdi_ange_r (INSTAGRAM)

Antes de la creación del blog JOURNAL POSITIF, mis amigos cercanos y mi familia conocían mi condición de seropositivo, lo que obviamente me ayudó a seguir adelante y me gustaría agradecerles la fuerza que me dieron. Pero aunque estaba rodeado de gente, seguía sintiendo una verdadera carencia. Durante mucho tiempo no pude averiguar qué era.

Un día mantuve una conversación en una aplicación de citas con un chico, y entonces hablamos de nuestro respectivo estado del vih. Incluso teníamos ganas de llamarnos porque ambos vivíamos aislados sin darnos cuenta. Es una locura saber que te entiende y te escucha alguien que ni siquiera conoces. Me hizo un bien increíble hablar con él.

Poco después conocí a una joven, M, a través de uno de mis mejores amigos (¿me sigues?). Hablamos mucho, tratando de conocernos, y luego, naturalmente, llegamos a hablar de nuestras respectivas situaciones amorosas. "¿Y tú, tienes a alguien?"

M me habló un poco de sus antecedentes, de su enfermedad (que no está relacionada con el VIH) que, como la mía, no es necesariamente visible. Lo que me llamó la atención en nuestro intercambio fueron las similitudes en los rechazos que ella también enfrenta cuando nos confía. Debo admitir que me conmovió su testimonio porque me sentí inmediatamente conectada con ella.

¿Qué fue lo que finalmente nos unió? Nuestro sufrimiento probablemente y sobre todo el deseo de vivir con más fuerza.

Es terrible, pero aunque tuviera el séquito más maravilloso, lo que buscaba todo este tiempo era alguien como yo, que se pareciera a mí, simplemente porque se siente bien sentirse totalmente comprendido sin siquiera tener que hablar. M me estaba enviando un fuerte mensaje. "Hay que vivir intensamente y amar". Puede que no lo haya dicho, pero eso es lo que he oído.

Al principio de la infección, mi médico me había aconsejado que hablara con un psiquiatra, si alguna vez... No sentí la necesidad. Fui a ver la asociación AIDES con mi mejor amigo, quería ser útil, aunque no supiera cómo.

Estaba haciendo las cosas al revés. No entendía que si quería ayudar a los demás, primero tendría que aceptar todo lo que estaba pasando, que sería un largo camino y que un día podría tener la fuerza para ayudar a los que lo necesitaban.

Empecé este blog simplemente porque si me hubiera encontrado con este tipo de historias hace diez años, quizá habría aceptado mejor mi condición de seropositivo.

He recibido muchos mensajes en las últimas tres semanas. No he recibido ningún mensaje negativo.

Algunos seropositivos me han dado las gracias por haber hablado cuando ellos no podían hacerlo. Un chico escribió que iba a ayudar a cambiar el mundo. Otro dijo que me admiraba. Otro dijo que había aprendido cosas leyéndome... Algunas personas seronegativas me dijeron que sentían que estaban descubriendo lo que era "vivir con el VIH en 2018".

No te voy a mentir, me siento muy incómodo cuando la gente me dice que me admiran o que soy fuerte y valiente. No empecé el JOURNAL POSITIF para recibir todo este amor, lo empecé para que la gente como yo se sintiera menos aislada y para iluminar a la gente sobre el VIH y mi realidad. No obstante, acepto con gusto toda la amabilidad que me ofrezcan.

En el imaginario colectivo, el VIH sigue siendo sinónimo de "muerte". Desgraciadamente, esto sigue ocurriendo cuando una persona no se somete a la prueba a tiempo, pero para todos los demás, los que son seropositivos, que están bajo el cuidado de un médico y que están tomando el tratamiento, la vida no se detiene, y los sueños tampoco.

Si supieras todo lo que he pasado en los últimos diez años, te puedo asegurar que nada es imposible. Al principio pensé "mi vida se ha acabado", y me di cuenta de que era todo lo contrario.

No cambiaría mi vida con nadie desde que tengo el VIH.

Los momentos trágicos nos suceden a todos. Lo importante es convertir nuestro dolor en fuerza.

Esta semana he concedido dos entrevistas. Una para un joven estudiante de periodismo y otra para TÊTU. Me preocupaba mucho no ser capaz de transmitir el mensaje que quería. Es un ejercicio complicado revelarse ante un desconocido frente a una cámara o un micrófono.

Sin embargo, ya no tengo miedo de dar la cara, de hacer oír mi voz. Así es como me siento hoy. Me alivia no tener que susurrar cuando hablo del VIH en un café, me alivia no tener que tener miedo de anunciar que soy seropositivo. Es mi elección y soy plenamente consciente de que algunas personas no lo entienden y piensan que estoy "presumiendo".

Sólo sé una cosa: no lo hago sólo por mí, lo hago por ti.

Si seguimos callados, no importa la causa que defendamos al final, no avanzaremos en las mentalidades. Al escribir, al contar mi historia, sólo aspiro a eso.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

bottom of page