top of page
  • Foto del escritorRemi

4 - EL TRATAMIENTO

Actualizado: 13 oct 2021


Illustration @mehdi_ange_r (INSTAGRAM)

Hoy he decidido compartir con vosotros parte de mi trayectoria médica desde que se conozco mi condición de seropositivo.

En primer lugar, debeis saber que cuando me diagnosticaron el VIH estaba en proceso de seroconversión.

Pero, ¿qué es la seroconversión? No os voy a explicar todo esto como si fuera un médico, porque no lo soy, sino con mis propias palabras.

La seroconversión es la etapa en la que el virus se instala suavemente en el cuerpo. De hecho, al principio de la infección, estaba muy enfermo con todos los síntomas que puede dar la mononucleosis. En ese momento me hice la prueba del VIH, que fue negativa porque era demasiado pronto para detectarlo.

Volviendo a mi historia, me asignaron un médico, el que me había aconsejado en el laboratorio de test. Al mismo tiempo, también tuve que ser remitido a un especialista en enfermedades infecciosas del hospital de Bichat.

Como se me había diagnosticado muy pronto en el desarrollo del virus, en plena INFECCIÓN PRIMA, el profesor que me seguía me invitó a formar parte de un grupo de estudio de investigación al que todavía hoy estoy vinculado. De hecho, me dije a mí mismo, que aunque estuviera infectado, podría ayudar a la ciencia a progresar. Un médico me atiende específicamente para este grupo de investigación, además del profesor. Así que tengo el privilegio de tener dos interlocutores.

No tengo la misma relación con estos dos médicos: uno decide mi tratamiento (el infectólogo), la segundo se involucra más en asuntos personales y en mi estilo de vida. Evidentemente, tengo una relación muy diferente con esta doctora, más íntima al fin y al cabo.

Por cierto, como anécdota, esta doctora me dijo en mi última cita que no iba a tratar más con ella porque iba a tener un bebé y creo que no reaccioné muy bien al principio. Tengo la suerte de estar supervisado por personal muy competente con el que, después de diez años, tengo una relación de confianza, así que sí, admito que la buena noticia me puso un poco ansioso.

De todos modos, primero conocí al profesor de enfermedades infecciosas. Para esta primera cita, toda mi familia (a la que había informado mientras tanto, pero volveré a este episodio más adelante) me había acompañado al hospital. Entré en la oficina solo. Me explicó detalladamente lo que tenía, lo que iba a pasar y, en resumen, que iba a empezar el tratamiento inmediatamente, aunque mis pruebas eran buenas. Debo admitir que me sorprendió porque mi médico de cabecera me había dicho que el tratamiento a menudo no se iniciaba durante años.

No estaba preparado para esto en absoluto, pero ¿tenía otra opción que confiar en el profesor? La verdad es que no.

¿Por qué el tratamiento? Hay dos factores que hay que controlar cuando se tiene el VIH.

La carga viral, que es una unidad de valor para cuantificar el virus en nuestras células. El objetivo es que sea indetectable. Una vez que es indetectable, y lo ha sido durante el tiempo suficiente, se dice que no puede transmitir el virus porque está "controlado". Volveré a hablar del concepto de indetectabilidad más adelante, en otra historia, porque es mucho más complejo de lo que parece.

El segundo punto importante es comprobar si hay suficientes células CD4 en el cuerpo. Los CD4 permiten al sistema inmunitario defenderse y, por tanto, evitar contraer las llamadas enfermedades "oportunistas".

Recapitulando: cuanto menor sea la carga viral y mayor sea el recuento de CD4, mejor.

Obviamente hay muchos otros datos que se deben verificar, pero de nuevo no soy médico.

Para la elección del tratamiento, el profesor decide en función de ti. En mi caso, empecé con Atripla. Una cápsula al día que debe tomarse a una hora fija. Parece una locura, pero sí, mi tratamiento no distad del de una mujer que toma la píldora anticonceptiva, por ejemplo.

Psicológicamente para mí fue en esta época cuando comprendí realmente que estaba "enfermo" (lo pongo entre comillas a propósito, porque el tratamiento hace que la infección sea real).

A esto le siguieron dos/tres meses de efectos secundarios muy desagradables: ictericia, náuseas, diarrea, noches sin descanso y sueños completamente psicodélicos (eso fue bastante divertido), intolerancia al alcohol (aunque se ha resuelto desde entonces, afortunadamente para mi vida social), etc. A largo plazo siguen existiendo algunos efectos secundarios, sobre todo en mi distribución de la grasa corporal, que es completamente diferente, y en el aumento de peso. Probablemente volveré a tratar este tema más adelante también, ya que es lo suficientemente denso como para ser una historia aparte.

Una de las consecuencias de tomar el tratamiento fue también la depresión. Me costó algunos años salir de ese estado, pero hoy ha quedado muy atrás y eso es lo más importante. Probablemente también hablaré de mi intento de suicidio en el futuro, pero creo que antes tengo mil cosas que contar.

He cambiado de tratamiento dos veces desde el Atripla. Estuve brevemente en Stribild, y actualmente estoy en Genvoya. Tuve bastantes efectos secundarios cuando empecé con este último, para sorpresa de mi médico, ya que la molécula era la misma que la del tratamiento anterior.

Después de dos meses, los efectos desaparecieron. Y hoy lo tolero perfectamente.

Durante diez años, mi carga viral ha sido siempre indetectable. Mi recuento de CD4 aumenta constantemente (lentamente, pero sigue aumentando).

Puede que sea un caso especial, pero no lo creo. Pienso en la gente que vive en países donde el acceso a la atención es más complicado, sé que tengo mucha suerte. Puedo asegurar que la mayoría de las personas de mi entorno que acaban de enterarse por la existencia de este blog de que soy seropositivo se habrán sorprendido mucho.

1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

bottom of page