top of page
  • Foto del escritorRemi

25 - FICHA MÉDICA


Illustration @mehdi_ange_r (INSTAGRAM)

Un año y medio después de mi mudanza, por fin he iniciado el proceso de traslado de mi expediente médico de París a Burdeos. Hoy quiero compartir con ustedes los primeros pasos de este cambio.

¿Por qué he tardado tanto en hacer esto? Creo que quería asegurarme de que me quedaría en Burdeos. Así que pensé que si me mudaba de nuevo en los próximos meses, no valdría la pena iniciar los trámites.

Primer paso:

Fue en julio pasado, durante mi última revisión. Le conté la situación al profesor que me había tratado desde el principio de la infección. Me remitió a un hospital concreto y me dio el nombre de un profesor con el que debía contactar. Anotó en mi expediente que deseaba trasladarlo a Burdeos para que cuando se emitiera la orden de traslado, hubiera un rastro de su "validación" para que pudiera llevarse a cabo.

Quiero volver a este momento que ya he mencionado en una historia anterior.

El profesor en cuestión lleva conmigo más de diez años. Fue ella quien explicó a mis padres que no iba a morir en los próximos meses y que viviría tanto como cualquier otro ser humano. Ella fue la que me tranquilizó, me escuchó, me guió... Este último encuentro entre los dos fue un pequeño acontecimiento para mí. Por desgracia, no para ella. Soy muy consciente de que no soy un gran factor en la carrera de este profesor que debe haber visto entrar y salir a unos cuantos cientos de pacientes. Pero es cierto que nuestra despedida fue totalmente insípida y que me dolió profundamente. Son citas a las que he acudido solo durante once años y aunque el objetivo fuera médico, necesariamente se crea un vínculo.

Pero el cordón se cortó radicalmente.

Segunda etapa:

Así que tenía un lugar, un nombre.

Hice una búsqueda rápida en Google y en agosto llamé. Sé que hay que llegar temprano para hacer este tipo de citas.

Encontré a la secretaria médica de la SMIT con la que tenía que concertar una cita. Le expliqué que era para una primera cita, pero que tenía un expediente en el hospital de Bichat, así que tenía que recuperarlo. Me explicó los pasos que tenía que dar: contactar con la SMIT en París y pedirles que transfieran el archivo a tal o cual dirección de correo electrónico. Me explica que sin mi expediente no podrán validar mi cita para enero. Esto me parece factible y sencillo.

Me dice que debería hacerme un análisis de sangre unas semanas antes de mi cita para tener resultados relativamente recientes que presentar el día de mi primera prueba.

La secretaria es encantadora al teléfono, muy educativa. Es agradable y es un cambio con respecto a las secretarias del hospital donde me atendían antes, que apenas me miraban a los ojos o me hablaban como si fuera un imbécil. Sin embargo, eran así con todo el mundo. Sin embargo, no es muy agradable ser recibido de esta manera:

"¿Tienen sus etiquetas?

- No, los olvidé en casa.

- Pffffff, bueno, imprimiré un poco más pero piénsalo bien la próxima vez, porque bueno...".

Este es sólo un ejemplo entre muchos, cierro el paréntesis.

*Etiquetas de identificación para los tubos de muestreo.

Tercer paso:

Llamo a la secretaría de la SMIT de Bichat y les explico que tengo que transferir mi expediente médico para pedir mi próxima cita con mi nuevo médico.

"No depende de ti preguntar, sino del hospital en cuestión.

A esto le siguió un largo intercambio telefónico explicando mis pasos, el procedimiento que me acababa de dar la secretaria del hospital de Burdeos. En resumen, casi tuve que rogar a mi interlocutor que hiciera su trabajo. Tenía toda la información, el correo electrónico donde enviar el archivo, sólo tardó treinta segundos. Y me hablaba de un procedimiento que no era el que yo decía. Le convencí, transfirió mi expediente a la dirección de correo electrónico y eso fue todo. Por lo tanto, el nombramiento fue validado para finales de enero. Sólo faltaba planificar el análisis de sangre de antemano para estar preparados para el gran día.

Cuarto paso:

Pedí cita con mi nuevo médico de cabecera en Burdeos para que me recetara algo y poder hacer mis pruebas rápidamente en un laboratorio. No voy a mentir, fue un poco laborioso. Tuve que guiarla un poco sobre qué receta dar. Aproveché para pedir una revisión completa.

Al día siguiente, un viernes, fui al laboratorio de al lado de mi casa:

"Ah, bueno, eso no va a ser posible porque los CD4 tienen que ser enviados a París, y es viernes y no tenemos un mensajero. Tenemos que volver la semana que viene.

- Bien, ¿hay algún día en particular? ¿Un tiempo antes del cual tengo que venir?

- No, todo excepto el viernes, el sábado y el domingo. Lo siento, eh".

Vuelvo el lunes en mi descanso para comer a la 1 de la tarde:

"Oh no, tienes que venir antes de las 11 de la mañana, va a París y nuestro mensajero sale a las 11 de la mañana.

- Pero la semana pasada pregunté si había una hora concreta y me dijeron que no.

- Bueno, no lo sé, pero tienes que volver antes de las 11.

Reconozco que me fui un poco molesto.

Así que vuelvo el miércoles a las 10 de la mañana. Aleluya, no me dicen que vuelva. Relleno un montón de papeles con preguntas hiperinteligentes que no se adaptan en absoluto a mi situación, como por ejemplo: "¿Viene usted porque se arriesgó con un paciente infectado por una ITS?

"¿Estás tomando un tratamiento diario?

- Sí, Genvoya.

- ¿Para qué sirve?"

Me da un poco de vergüenza contestar porque hay otras personas a mi lado y pienso que el nivel de confidencialidad es un poco mediocre. Entonces la secretaria médica que registró mi expediente me pregunta un poco sobre la prescripción: "¿Pero para qué viene?

Me explico. No hay respuesta. Continúa y me dirige de nuevo a la sala de espera, la enfermera vendrá cuando esté lista.

Poco después me recogen. La enfermera es agradable. Disecciona la receta, saca los tubos. Me pregunta antes de inyectarme: "¿A qué has venido?

Para ser sincero, cuando un profesional de la salud ve mi receta, se supone que debe entender (carga viral, CD4...). Esto me parece muy irritante y me pregunto si es incluso ético. Como pequeña anécdota, respondí a su pregunta antes del análisis de sangre. No llevaba guante y no se lo puso después de preguntarme por qué me hacían la prueba. ¿No se supone que las enfermeras deben llevar guantes para este tipo de procedimientos?

Una vez que salí, pensé que la experiencia no había sido muy agradable y que claramente había una falta de formación en este laboratorio (muy conocida por cierto). No me sentí segura, las preguntas me parecieron intrusivas, tuve que educar al personal médico una vez más. Esto es demasiado recurrente. Puedo entender que no lo sabemos todo, pero es importante respetar al paciente y no hacer este tipo de preguntas cuando hay diez personas alrededor. En mi caso, me siento relativamente cómodo con el tema, pero creo que podría desanimar a alguien que tenga menos confianza en hacerse las pruebas o en el seguimiento. No recibí un cuestionario de satisfacción del laboratorio, como podría hacerse, pero creo que me habría permitido expresar mis sentimientos si me lo hubieran pedido.

Mi cita en el hospital es la próxima semana, así que esta será la etapa final de esta transferencia de archivos. No me preocupan demasiado los exámenes, sino más bien conocer a ese nuevo profesor que me va a seguir. Veré lo que pasa.

Si pudiera resumir mis pasos para los que tienen que hacerlos: es relativamente sencillo sobre el papel, pero todo dependerá de los seres humanos que tengan tu expediente en sus manos. Tuve que luchar un poco por no mucho y me di cuenta de que la comunicación entre los distintos hospitales no estaba necesariamente muy simplificada. Quizá haya que replantearse algo a este nivel.

También me gustaría señalar el respeto de la confidencialidad en el laboratorio. Una vez más, no juzgo el hecho de no saber algo, sino simplemente el hecho de no respetar al paciente e interrogarle sobre temas confidenciales delante de todo un público. Sin duda, hay que formar a este lado.

Pocas veces me he encontrado en un departamento médico en el que se entendiera bien el VIH. Cuando voy a cualquier médico (dentista, fisioterapeuta, médico de cabecera, psicólogo, etc.) noto torpeza, vocabulario y comportamientos inadecuados, que para el médico en cuestión no significan nada, pero para nosotros, los pacientes, son estigmatizantes. Desgraciadamente, no creo que sea el único que lo note y no veo necesariamente una evolución positiva. Mis amigos saben más que algunos médicos. Da miedo cuando lo piensas.



1 visualización0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

bottom of page