top of page
  • Foto del escritorRemi

21 - TESTIMONIO - B



"A modo de introducción, he decidido añadir unas palabras al testimonio de B.

En primer lugar, simplemente os pido que no juzguéis su historia, que creo que es muy importante por la actualidad de la forma en que se consume el sexo hoy en día.

Es imprescindible cuidar la salud sexual y ya he escrito sobre ello en el blog.

para escribir sobre ello en el blog.

Lo que no he recalcado lo suficiente es la importancia de hacerse las pruebas. En Francia tenemos la suerte de poder hacerlo de forma sencilla y sin limitaciones. También tenemos la suerte de contar con tratamientos eficaces para evitar que enfermemos y contagiemos a nuestras parejas. Sin embargo, demasiadas personas desconocen su serología, demasiadas personas se permiten el lujo de no querer conocerla cuando en otros países sólo pedirían ser tratados.

Cuida de ti mismo y de los demás".



B, 23 años, Roissy-en-Brie


Todo empezó un sábado por la noche. Tenía calor. Me conecté a Grindr en busca de una llamada de botín y allí encontré a este chico rubio de ojos azules de unos treinta años.

Empecé a hablar con él, intercambiamos algunos mensajes, algunas fotos y muy rápidamente me envió su dirección. Yo voy allí. En el camino, seguimos hablando. Acordamos que tendríamos relaciones sexuales sin preservativos, ya que él estaba tomando la PrEP.

Llegué a su casa, me desnudó y me corrí dentro de él dos veces. Después me dice que un amigo suyo está a punto de llegar para pasar la noche. Me ofrece quedarme con ellos y acepto. Llega su amigo, muy simpático. Charlamos, reímos, bebemos, fumamos porros, todo va bien. Entonces nuestro anfitrión sugiere cocaína. Siempre me he prohibido el uso de productos para oler, pero driveń por el buen ambiente acepto.

La noche continúa. El día amanece. Decidimos ir a la cama y luego me ofrece hacerlo de nuevo delante de su amigo. A pesar de la vergüenza, acepto, esperando que su amigo, también muy sexy, me acompañe, pero no. Nos quedamos dormidos.

Al día siguiente, nos levantamos, su amigo se va, pero yo me quedo. Nos pasamos la mayor parte del día en su cama viendo vídeos de YouTube. Poco a poco me pongo a pensar y me hago una pregunta tras los intercambios del día anterior: ¿realmente está tomando la PrEP? De hecho, durante la noche, explicó que era holandés y que no tenía tarjeta sanitaria. Entonces, ¿cómo se consigue la PrEP? Le pido que me muestre sus pastillas y me explica que las dejó en casa de sus padres durante un reciente viaje a Holanda.

Empiezo a entender lo que ha pasado, pero no lo sé realmente y no quiero creerlo.

Entonces acordamos volver a reunirnos esa noche para cenar. Estoy de acuerdo. Me voy a casa, me ducho y, sinceramente, me hago un millón de preguntas sobre la olvidada PrEP en los Países Bajos. Le envío un mensaje de texto y le pregunto de nuevo. Me dice que no me preocupe. Para tranquilizarme, me ofrezco a llevar un autoexamen y dárselo antes de salir a cenar. Está de acuerdo.

Tras un breve desvío a la farmacia, llego a su casa. El ambiente es extraño. Le doy la autoprueba. Nunca antes 15 minutos habían sido tan largos. Negativo. Estoy tranquilo. Va al baño y no vuelve. Voy a verle, para ver si todo va bien, y allí rompe a llorar. Me explicó que me había mentido, que durante los últimos tres meses sólo le habían pillado sin condón y que, por tanto, la prueba no era fiable. Me debatía entre llorar y actuar. Y lo hice. Le pedí que me acompañara a la sala de emergencias más cercana.

Eran las 20.45 horas cuando llegamos. El comienzo de una pesadilla. Esperé hasta las 11.45 horas del día siguiente para salir. Toda la noche estuvo conmigo, disculpándose, una y otra vez, pero yo no podía entender lo que estaba pasando. Todo estaba bien para mí, así que le dije que no era grave y que en unos días sería un mal recuerdo.

La enfermera me llamó y me hizo algunas preguntas sobre la toma de riesgos. A continuación, le tomó una muestra de sangre y le recetó un PEP (tratamiento postexposición) durante 5 días que se repetiría si fuera necesario. Después de 5 días, me reuní con el infectólogo del hospital que lo renovó por 28 días. La TPE, esa maldita triple terapia que resume tu vida en dos palabras: náuseas y diarrea.

Tras varias semanas de tratamiento y dos largos meses de postratamiento, volví a hacerme análisis de sangre por enésima vez. Todo fue negativo. Estaba feliz, aliviado. Mi "llamada del botín" del sábado por la noche no tuvo tanta suerte. Ahora es seropositivo.

Es la primera vez que hablo de ello desde que ocurrió. Y si hablo de ello, no es para que la gente se compadezca de mí. Es sólo para recordarte que no te fíes de los extraños y que te hagas la prueba cada 3 meses. Si no quieres usar preservativos, elige la PrEP, es gratuita y más fiable que el preservativo contra el VIH. Esta es la protección que elegí después de esta historia.








4 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

コメント


bottom of page