top of page
  • Foto del escritorRemi

19 - EL CAMINO


Por fin estoy de vacaciones.

¿No sería el mejor momento para hacer balance de este primer año en Burdeos?

Como sabes, dejé París en junio de 2018, después de 15 años, para trasladarme al suroeste. Este era un proyecto que tenía desde hace tiempo con N. y que me atreví a intentar en solitario. Soy muy afortunada porque tuve el apoyo de mis empleadores, lo que me tranquilizó enormemente. Nunca me habría ido si no hubiera podido conservar mi trabajo. Soy una de esas personas que aman lo que hacen y al mismo tiempo he luchado mucho por ello. Así que contar con su apoyo no era un lujo.

Mi llegada fue un poco complicada. Sólo conocía a dos personas. Por supuesto, son P. y su novio A., pero estoy acostumbrada a tener mucha gente a mi alrededor. Las dos primeras semanas fueron un poco difíciles. Realmente me pregunté si había tomado la decisión correcta.

Y entonces conocí a J., una chica maravillosa y burbujeante, que me tomó bajo su ala un poco y me presentó a su grupo de amigos. Cuando conocí a todas estas personas, me sentí inmediatamente como yo. En París tuve la sensación de que no podía serlo, de que tenía que representar un papel, y de que ser finalmente yo no era algo que pudiera simplemente preverse. Pero allí, no, nada de eso. Todos son diferentes, todos evolucionan en universos muy distintos, pero lo que finalmente une a este pequeño grupo es la sinceridad de los momentos compartidos, la disponibilidad, una cierta visión del mundo y sobre todo: nadie juzga a nadie.

Todo esto para decir que mi soledad amistosa duró muy poco y eso fue lo que me preocupó. Pensando en ello, esto es también lo que buscaba cuando dejé París: tener más tiempo para tomarme mi tiempo, para observar, para digerir, para vivir pero a un ritmo más lento.

Todavía no sabía por qué necesitaba esto, pero fue sólo unos meses más tarde cuando lancé el blog. Porque tenía la energía, el tiempo y, por supuesto, cuando tienes menos parásitos diarios para distraerte, algunas heridas se permiten resurgir. Me habría parecido una vergüenza no curarlos.

No esperé a estar en Burdeos para experimentar el rechazo al VIH, pero tengo la impresión de que las cosas fueron más intensas aquí. Debo admitir que durante los primeros meses no dejé de conocer chicos. No siempre conseguía hablar de ello con ellos, así que a veces, aunque me gustara un chico, prefería no dar más noticias para no tener que afrontar una posible decepción.

Llegué al colmo de los efectos negativos del silencio con el chico de Nantes, que había provocado este famoso gatillo liberador y, sinceramente, liberar mi palabra me salvó la vida.

Estoy sopesando mis palabras mientras escribo esto.

J. y P. me dijeron hace poco, sin consultarse:

"Qué recorrido has hecho en pocos meses".

Ya no tengo la impresión de estar sufriendo mi vida, sufriendo por los demás y su rechazo. Hoy soy completamente feliz.

Por supuesto, este año he tenido algunos momentos difíciles, algunos de los cuales he preferido callar en el blog. Pero el hecho de conocerme a mí mismo, de estar en fase conmigo mismo, de estar rodeado de las personas adecuadas ha acelerado considerablemente la curación de estas nuevas heridas.

Con respecto al celibato siento que algo ha cambiado también. Lo vivo, lo percibo de forma diferente. Recientemente me he dado cuenta de hasta qué punto puedo modificarme, adaptarme, para adaptarme a una persona y esto es algo que me niego a reproducir hoy. Todo ello por miedo al rechazo, a no caer bien. Ya no me importa no ser amado. Decidí quererme un poco más para crear ese equilibrio y funciona bien. Si llega un tipo que encaje en eso, entonces me alegraré, pero mientras tanto no voy a luchar en el vacío.

Desde el punto de vista médico, mis dos últimos exámenes fueron muy buenos. Desde que dejé París, mi recuento de CD4, que suele ser muy bajo, ha subido mucho. Esto demuestra que el entorno vital y el estado de ánimo psicológico también pueden tener un impacto más allá del tratamiento.

Me despedí del profesor que me había seguido en París durante 11 años. Dudé durante mucho tiempo, pero me parece más práctico que se siga en Burdeos. Se despidió de mí como si fuera un paciente más, y probablemente ésta sea su realidad. Pero no era mío. No me arrepiento.

Teníamos que considerar el alivio terapéutico, pero parece que todavía no es posible "oficialmente". Espero poder beneficiarme de ella pronto. Psicológicamente y físicamente, sólo tomar la medicación 4 días a la semana es importante. Cruzo los dedos.

También me liberé con la última historia que publiqué, SIDERATION, y hacia mis hermanas me siento aliviado por su reacción. Sin embargo, no me arrepiento de no haberlo dicho cuando ocurrió. Lo hice con mis armas en ese momento y no tenía muchas a los 23 años. Hoy me enfrento a ello y aunque la idea de presentar una denuncia siempre es legalmente posible, no la necesito en mi reconstrucción, para seguir adelante. No soy una víctima y no necesito que se me reconozca como tal. Gano por ser el chico que soy hoy. Tenía la intención de volver a tratar el tema más extensamente, pero ya no me apetece. He contado mi historia, he intentado describir todas las etapas emocionales de lo que creo que es un trauma. No tengo nada más que decir sobre el tema.

Una de las cosas positivas de la creación del DIARIO POSITIVO es que facilita hablar del VIH, tanto en la vida cotidiana como en las redes. La selección natural se encarga de sí misma y no tengo que involucrarme con gente que es claramente mala. Tú también me has mostrado muchas cosas bonitas en los últimos meses y recuerdo que al principio me sentía muy incómodo con tu cariño. No entendí por qué me felicitabas por ser YO. Mirando hacia atrás, me doy cuenta de que ser tú no es tan fácil después de todo y tus palabras de apoyo lo ilustran perfectamente.

Ayer me encontré con una frase que quiero compartir con ustedes:

"Si has nacido en un mundo en el que no encajas, es porque estás aquí para ayudar a crear uno nuevo".

En otras palabras:

"Si no encajas en este mundo, es porque estás aquí para ayudar a crear uno nuevo.

Felices fiestas, amigos

0 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

bottom of page