top of page
  • Foto del escritorRemi

17 - ESPEJO ESPEJO


Illustration @mehdi_ange_r (INSTAGRAM)

Dos historias en una semana, después de una pausa de más de dos meses: me estoy sorprendiendo a mí mismo.

Hoy quiero abordar un tema totalmente diferente a los demás y para nada relacionado con el VIH, bueno casi no.

Más allá del hecho de que soy un chico seropositivo, soy sobre todo un ser humano. Llevo años lidiando con muchas otras neurosis y, por lo que recuerdo, ésta ha formado parte de mi vida durante mucho tiempo.

Hoy voy a hablar de mi relación con mi imagen, y en particular con mi peso.

Hace un rato, mientras ordenaba, me encontré con unas fotos mías de niño y me di cuenta de que hasta los siete u ocho años tenía un peso perfectamente normal. Entonces, de repente, la forma de mi cuerpo cambió. Era una época en la que me acosaban en el colegio (periodo que duró hasta que entré en segundo de bachillerato) y en casa pasaban cosas que me superaban por completo y que yo era, creo, demasiado joven para entender.

Recuerdo los bocadillos que preparaba cuando llegaba a casa a las 5 de la tarde. Había sido un día horrible y sólo podía encontrar consuelo en la comida, en llenarme. Recuerdo que me paraba a comer cuando tenía ganas de vomitar. No sé por qué hice esto. Sólo sé que calmó mis ansiedades en ese momento.

Así que seamos sinceros, nunca fui obeso, pero sí un niño bastante regordete.

Cuando llegué al instituto, todo cambió. Pasé de ser "el niño/joven adolescente del que se burlan para sentirse mejor" a "el adolescente que es totalmente aceptado incluso con sus diferencias".

En esa época perdí mucho peso, tanto en sentido figurado como literal, porque perdí los kilos de más de forma natural. Debo admitir que también hice algunos esfuerzos para perder peso, pero no me pareció insuperable. Fue en ese momento cuando salí del armario, así que en retrospectiva creo que podemos establecer la conexión.

Supongo que mi peso me ayudó a ocultar y mostrar sólo lo que quería ser, y francamente prefiero que me llamen "gorda" que "marica".

Al recordar mi época escolar, me doy cuenta del calvario que pasé durante cuatro años, siendo insultada a diario, a veces golpeada, a veces escupida. No hubo respiro. Todos los días pasaba algo. Me digo a mí mismo que los adultos que me rodean no han podido dejar de ver: los profesores, los peones, el CPE, etc. Nunca hay un adulto que no se dé cuenta. Nunca intervino un adulto. A veces mis "amigas" (sí, sólo tenía amigas, por supuesto) me defendían, pero la mayoría de las veces era totalmente inútil, el acoso continuaba pase lo que pase.

A la hora de elegir qué hacer después del 9º curso, me aseguré de no entrar en una corriente general, porque de lo contrario habría tenido que seguir a esa misma gente durante tres años más. Elegí hacer Artes Aplicadas. Otro mundo se abrió ante mí, uno donde ser curioso, diferente, se convirtió en una riqueza. Creo que pasé algunos de los años más importantes de mi vida en el instituto. Allí experimenté algunos desencadenantes muy fuertes, claramente provocados por los profesores que tenía en ese momento. Nunca tuve la oportunidad de darles las gracias, pero lo hago aquí.

Volviendo a nuestro tema original, lo que no sabía era que, de hecho, los mecanismos de alimentación que tenía de niño y adolescente se repetirían de adulto a la menor molestia.

Durante treinta años, mi cuerpo ha sufrido subidas y bajadas de peso muy regulares: haciendo el yo-yo como se dice. Gano diez kilos, pierdo quince, gano veinte...

La más mínima ruptura sentimental: menos diez kilos. Que vuelvo a poner una vez que estoy mejor y con unos cuantos más. Y sí, el cuerpo tiene memoria. Almacena para el próximo vacío de hambre.

Justo antes del VIH, había bajado a 65 kg. Mido 178 cm, así que no hay que alarmarse, pero para mí era un peso que creo que estaba por debajo de lo que debía. Llevaba casi dos años comiendo manzanas, café y cigarrillos y diciendo que estaba bien así. Controlar mi peso me daba una sensación de control sobre mi vida, de control sobre los demás y sobre la forma en que me miraban.

Siempre me saltaba las comidas y a veces comía en el McDonald's hasta que tenía ganas de vomitar.

La noticia del VIH cambió todo eso de la noche a la mañana. Era como si mi cerebro me dijera: "Remi, llevamos años haciendo una mierda, pero ahora tenemos que ocuparnos de ti.

Los 65 kg se convirtieron en 73 kg. Estaba bien en ese momento, tenía a alguien en mi vida, me quería así.

¿Pero qué pasa conmigo? ¿Me he querido así? En absoluto.

Los del 73 se convirtieron en los del 78, nos separamos y los del 78 volvieron a ser los del 72, y finalmente se convirtieron en los del 79, luego en los del 82 y después en los del 89.

Hace dos años, cuando llegué a los 89 kg, odiaba lo que veía en el espejo.

La triple terapia también había cambiado la forma en que se distribuía la grasa en mi cuerpo. Estaba muy claro que mi cuerpo ya no estaba en armonía y todavía no lo está.

Hice una dieta drástica que no recomendaría a nadie: sustituí dos de las tres comidas por mezclas en polvo para disolver en agua y sólo hacía una comida al día con alimentos reales.

Perdí nueve kilos en un mes, que recuperé en cuanto volví a una dieta "normal".

Las redes sociales y las aplicaciones de citas no me han ayudado en absoluto en mi búsqueda del equilibrio psicológico con respecto a la forma de ver mi figura. No hace falta que te diga que ser bombardeado con imágenes de lo que debería ser la perfección no ayuda, ni que te manden a Grindr por no estar "en forma". Si no te apuntas a un gimnasio hoy en día y eres gay, está claro que estás perdiendo todas las oportunidades de ser el tío más follable y apto para Instagram en 100 metros a la redonda.

Protesto contra esto a mi manera. Ya usando Instagram de una manera diferente a la que se espera de mí. Un día, un chico me dijo: "Para qué sirve tu Insta, no hay fotos tuyas"... Triste afirmación.

Pero ese es el mundo en el que vivimos. Un mundo en el que exhibirse para caer bien se ha convertido en una norma. Siempre me choca, cuando conozco a algunas personas, ver primero sus perfiles de Insta muy/demasiado narcisistas, y luego descubrirlos en la vida real. A veces la brecha entre lo virtual y lo real es tan grande que resulta inquietante.

El verano pasado, fui a ver a un nutricionista. Hicimos un balance de mi forma de comer. No hubo más problemas que la privación y saber parar cuando ya no tengo hambre. Así que empecé a hacer tres comidas al día y traté de escuchar lo que mi cuerpo quería o no quería.

El resultado: cinco kilos menos sin ningún esfuerzo ni privación.

Sigo sin ser fan de la imagen que proyecto, sigo sin sentirme cómodo si la gente me dice que soy bonito, o sexy, o guapo, simplemente porque no me lo creo.

No me siento cómodo con que la gente me toque la barriga porque creo que soy enorme.

A veces me cambio de ropa diez o quince veces antes de salir de casa porque creo que estoy sucia. Pero estoy aprendiendo a dejarme llevar.

Me da muchísima ansiedad ir sin camiseta a la playa si no tengo unos cuantos kilos encima, pero me da la misma ansiedad verme sin camiseta todos los días en el espejo, que estoy haciendo todo lo posible por evitar.

Lo que estoy haciendo ahora, decir que tengo 83 kg, es un gran paso adelante para mí. Lo que también es sorprendente es que no me importa lo que piensen los demás y no me importa desde hace mucho tiempo. Esta batalla con mi imagen es una batalla que tengo conmigo misma y lo sé.

Uno de mis objetivos para este año es dejar de pensar en cosas tan malas sobre mi cuerpo y mi imagen en general. Me doy cuenta de que es una tarea especialmente difícil, ya que no hay día que no verbalice el hecho de que creo que estoy demasiado gorda. Pero si lo pienso, cuando tenía 65 kg también pensaba que estaba demasiado gorda y, sin embargo, cuando veo las fotos hoy no me veo igual.

¿Cómo puedo cambiar esto de forma positiva? ¿Necesito ayuda de los demás o sólo necesito aprender a quererme a mí mismo?

Todavía no tengo ninguna respuesta.


2 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

EL TIEMPO

¿No ha llegado el momento de hacer balance? Como sabes, si me lees desde hace tiempo, me gusta hacer balance. ¿Qué mejor manera de hacerlo que aprovechar el final de 2021 para hacer uno por ti? En los

GRACIAS

留言


bottom of page